Ya pasaron 28 meses de obra y la construcción del Paseo del Bajo según el Gobierno de la Ciudad entró en su etapa final. Se prevee que su inauguración sea en plena campaña electoral, alrededor del 15 de mayo y sobre éste acto se base lo poco que le queda a Larreta para mostrar en la campaña electoral.

Como una gran ironía, mientras el dólar no para de subir junto al riesgo país, provocado entre otras cosas por la fuga de divisas que ocasionó la gigantesca “bicicleta financiera”, Horacio Rodríguez también salió a pedalear. El jefe de gobierno salió a recorrer en el día de ayer en bicicleta unos 5 kilómetros del corredor junto al ministro de Transporte nacional, Guillermo Dietrich, el ministro de Desarrollo Urbano porteño, Franco Moccia, el jefe de Gabinete de la ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, y el secretario de Transporte porteño, Juanjo Méndez.

La inauguración de obras será la columna vertebral de su campaña, que por el momento desde el PRO encierra muchaperocupación ante la caida estrepitosa de Mauricio Macri en todas las encuenstas. El proyecto del viaducto demandó a la Ciudad unos USD 650 millones y ya le trajo serios problemas al jefe de gobierno porteño ya que el jefe de Gobierno “fue denunciado por las irregularidades en la licitación del Paseo del Bajo para beneficiar a IECSA, la empresa que comparten Ángelo Calcaterra y Marcelo Mindlin.”

La denuncia fue realizada por Cecilia Segura Rattagan, presidenta de la Auditoría porteña quien expuso que las maniobras denunciadas están vinculadas a la manipulación del proceso de licitación para que Calcaterra y Mindlin se quedaran con el tramo más jugoso de la obra, un negocio de más de 3.000 millones de pesos. El caso ahora será investigado por una fiscalía anticorrupción, por lo que Rodriguez Larreta tuvo que poner a funcionar todo su aparato de blindaje mediático para tapar este escándalo.

 

Una gran obra con una inmensa deuda

Rodriguez Larreta firmó un proyecto de ley establece, por un lado, que la ciudad se endeude por 175 millones de dólares para financiar el Paseo del Bajo, la obra fetiche de Rodriguez Larreta. Por otro, la aprobación de un convenio por el cuál Macri le transfiere a su sucesor porteño una serie de terrenos como garantía de que pague esa deuda. ¿Cómo? El mismo proyecto plantea la enajenación de los mismos vía subasta pública.

Por una investigación realizada por Ari Lijalad se pude difundir que el artículo 7 del proyecto de ley dice: “Dispónese la enajenación por parte del Poder Ejecutivo de los inmuebles individualizados en el Anexo A del Convenio referido en el artículo 60, de conformidad con el procedimiento de venta en subasta pública establecido por la Ley N° 2.095”. En el Anexo A hay en total 12 inmuebles, de los cuales 8 pertenecen a la villa 31 y alrededores.