Sandwiches de crudo y rúcula, chips, locatelli, plezalaj, baguels, amapolas, bocados europeos, masas finas, petit fours, variedad de bocados salados, mesa de quesos, Wraps veggies, Empanadas cortadas a cuchillo, Mix de frutos secos, Pincho capresse, Bruschettas de hummus de berenjena y semillas, Mini hamburguesas veggie con rúcula y palta, Isla de jugos de estación, panes especiales y bebidas entre otros; los detalles de los diferentes servicios de catering premium contratados por el GCBA muestran que no hay emergencia alimentaria ni canasta básica que valga para estos funcionarios. Sólo en el Boletín Oficial de hoy se aprobaron 3 de éstas órdenes de compra.

Las últimas 25 contrataciones suman un total de $19.035.342.

El Disenso
Últimas órdenes de compra de Catering – GCBA


Y al tiempo que los funcionarios deleitan sus paladares durante las reuniones semanales, en los comedores escolares Larreta reduce el presupuesto por vianda…

El 23 de diciembre de 2017, desde El Disenso dimos a conocer en exclusiva que en los comedores escolares de CABA, el presupuesto por vianda se vio reducido de 2013 a 2017 y que lejos del menú que exige el pliego de la licitación al concesionario, los alumnos estaban recibiendo una barrita de cereal y un magro pan con una feta de queso y otra de paleta, como todo alimento diario.

Para ilustrar adecuadamente el estado de las viandas en CABA, publicamos fotos del almuerzo completo de un estudiante de secundaria de la Escuela Normal Superior Nro. 11 “Dr. Ricardo Levene”, ubicada en Dean Funes 1821, provisto por el concesionario: Dassault SA

El Disenso
Almuerzo completo cerrado y abierto (la goma no forma parte de la vianda)

Desde El Disenso, buscamos el origen de la licitación entre Dassault y el GCBA, y comprobamos que se remontaba al año 2013. De acuerdo al sitio web del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en su sección “Alimentación Saludable“, encontramos los detalles del pliego de la licitación 2902/SIGAF 2013 que es la que detalla los menús que deben recibir las escuelas, y que la Ministra de Educación Soledad Acuña viene renovando desde entonces con algunas salvedades.

A pesar de la inflación, la devaluación de nuestra moneda y la siempre vigente Ley de Emergencia Alimentaria, entre 2013 y 2017 el gobierno porteño redujo el precio máximo para cada comida: los $26,40 por vianda pasaron a abonarse $25,08, los $9,56 del refrigerio a $9,08 y los $3,30 del desayuno y merienda a $3,14.

VALORES VIANDAS ESCOLARES GCBA

Año 2013

Año 2017

Porque cuando estos chicos crezcan y gracias a la meritocracia lleguen a funcionarios porteños, podrán también deleitarse con caterings premium de 19 millones de pesos.

Fuente:El Disenso