Hay diez provincias que tienen US$ 1.248 millones en Letes y Lecaps y fueron afectadas como el resto de los inversores institucionales en un “corralito” al que nadie le está prestando atención. Reproducimos un artículo del diario Clarín donde se explica esta difícil situación a la que nos enfrentamos los argentinos si el gobierno de Mauricio Macri no toma cartas en el asunto.

El decreto que retrasó los pagos de las Lecaps y Letes a las personas jurídicas trajo un problema no contemplado y que obligó al Gobierno a entablar una negociación con más de un tercio de los gobernadores del país. Hay diez provincias -algunas gobernadas por Cambiemos, otras por el PJ- que tienen buena parte de sus fondos invertidas en esos instrumentos, que les generan un rendimiento que les permitía protegerse de la inflación.

Ahora, como las provincias son inversores institucionales y no “personas humanas”, quedaron presas de la medida que escalonó los pagos, con lo cual recibirán un 15% en la fecha del vencimiento de esa letra, un 25% tres meses después de ese día, y un 60% en seis meses. Traducido: a esas provincias, muchas de las cuales invirtieron en letras por un pedido expreso de la Casa Rosada, les surgió un agujero financiero que se sumó a la pérdida de coparticipación que tendrán por la eliminación del IVA a los alimentos y la suba del mínimo no imponible de Ganancias.

Las provincias más perjudicada con esta medida que tiene sus ahorros atrapados son:

  • Buenos Aires, que tiene atrapados 500 millones de dólares en esas letras.
  • San Juan, con US$ 234 millones
  • Mendoza (US$ 205 millones),
  • la Capital Federal (US$ 123 millones),
  • Río Negro (US$ 83 millones), 
  • Salta (US$ 35 millones),
  • Formosa (US$ 20 millones),
  • Santa Fe (US$ 20 millones),
  • Catamarca (US$ 15 millones) y
  • La Rioja (US$ 13 millones).

Las administraciones provinciales suelen usar esa clase de inversiones respaldadas por el Gobierno nacional para dos cuestiones. Una es solventar erogaciones importantes y ya estipuladas en el Presupuesto, como los aguinaldos de los empleados provinciales.

Otra es para hacer frente a sus propios pagos de deuda en dólares, que se multiplicaron en los últimos años.

Por eso, ayer, entre los ministros de economía de las provincias afectadas que consultó Clarín, primaba más la preocupación sobre lo que podría pasar en los próximos meses con los pagos de los salarios provinciales y no tanto con los sueldos que tendrán que pagar desde el lunes, cuyos depósitos, en gran medida, fueron hechos ayer mismo. “Yo tengo un vencimiento de un bono internacional en enero y tenía las Letes previsionadas para pagar eso y los aguinaldos de diciembre. Si el Gobierno no soluciona este tema rápido, vamos a tener un problema grande de verdad”, explicó el ministro de Economía de una de las provincias afectadas.

Aunque prefirieron no brindar comunicación oficial, funcionarios de la Casa Rosada aseguraron que el Ministerio de Hacienda está trabajando para buscar una solución a este problema, que podría surgir con la reglamentación del Decreto publicado el jueves.

Fuente Clarín