El pasado sábado en un acto más de la campaña electoral para la re-eleccción de Horacio Rodriguez Larreta en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el jefe de gobierno se presentó junto al vicejefe, Diego Santilli; el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, y el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli para la reinauguraron de un tramo de la avenida Corrientes.

En una actividad donde, según el gobierno porteño, asisitieron unas 180.000 personas se pudo observar un espectáculo circense junto a artistas que trabajan en obras teatrales en la calle Corrientes. No faltó la transmisión en directo realizada por las empresas de comunicación quienes reciben grandes pautas publicitarias del gobierno porteño.

La obra de la avenida Corrientes demandó y trastornó el tránsito de la ciudad por aproximadamente quince meses, ocasionado por el movimiento de maquinarias y la reducción de carriles. Esta obra se dividió en dos etapas y se definieron tres zonas de circulación. La peatonalización de la avenida Corrientes costó cerca de 300 millones de pesos contando los varios tramos y las transversales.

Una simple busqueda por la página del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires donde se encuentran publicadas las obras y las licitaciones de la ciudad llegamos a la cifra de $ 252.495.766 sin costar los costos de la inauguración y de otras obras menores que fueron necesarias para la re-inauguración de la avenida Corrientes.

Según infomró el diario La Nación “La primera se realizó en el tramo entre Carlos Pellegrini y Florida, donde se ampliaron las veredas y se redujo la cantidad de carriles, sin modificaciones para el tránsito. Entre Junín y Callao se crearon carriles exclusivos para el transporte público como los que funcionan en la avenida Córdoba. Y en la cuadra que va de Libertad a Cerrito se instaló un cantero central para dividir la circulación de colectivos y taxis, por la derecha, y autos particulares, por la izquierda. Este último carril fue adoquinado y será de uso exclusivo para peatones entre las 19 y las 2 de la madrugada.”

Se debe recordar que la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA) en el mes de Diciembre de 2018 denunció a los gobiernos de Mauricio Macri y de Horacio Rodríguez Larreta por una presunta manipulación de la licitación de las obras denominadas Paseo del Bajo. La deuncia señala que se intentó beneficiar a  la constructora IECSA, de Ángelo Calcaterra que luego pasó a manos de Marcelo Mindlin.

La denuncia, donde se encuentran señalados por corrupción con la obra pública a Mauricio Macri y Horacio Rodriguez Larreta, recayó por “sorteo” en las manos del juez federal Sebastián Casanello , quien delegó el expediente en el fiscal en turno, Carlos Stornelli quien se encuentra involucrado en gravisimos hechos de extorsión y armados de causas de manera ilegal.