Hubo una  gigantesca marcha en La Paz para pedir la renuncia de Jeanine  Añez. Para confirmar esta noticia   y ponernos al tanto de los nuevos acontecimientos en  Bolivia,  dialogamos con el periodista Adair Pinto, quien ha tenido que pasar a la clandestinidad debido a las amenazas  del nuevo ministro de Gobierno  contra los  comunicadores que difundan  información  que no esté en la línea ideológica del  gobierno.

“A esta hora –precisó  Pinto-, una masiva marcha de más de 25 mil personas, ha llegado hasta la sede del gobierno, a dos cuadras de la Plaza Murillo exigiendo la destitución y en todo caso la renuncia de la presidenta interina Jeanine Añez, asegurando que la misma es inconstitucional y se habría autoproclamado sin la mayoría del Congreso boliviano.  A ello se suma que las fuerzas de represión (Policía y Fuerzas Armadas) se encuentran en apronte, para reprimir  esta marcha que partió a las dos de la tarde aproximadamente rumbo a la sede  de gobierno.

“Existe algo peculiar- remarcó Pinto-,  es que los medios de comunicaciones están totalmente coartados en la libertad de expresión. Queremos denunciar esto,  porque desde el gobierno se anunció que van a iniciar procesos y a perseguir a todos los periodistas que no informen de acuerdo a la línea que tiene el gobierno constituido por la presidenta interina.

“ Hay que denunciar que hay periodistas internacionales  también de la Argentina que han tenido que esconderse para poder trasmitir porque han sido amenazados, particularmente, en mi persona también he tenido que declararme en clandestinidad puesto que hemos sido amenazados  de muerte por difundir lo que está sucediendo a esta  hora y durante estos días.

¿Cómo es la amenaza, te llaman por teléfono o te enfrentan cara a cara?

Recibimos llamadas por teléfono, mensaje por Whatsapp tratando de amilanarnos, de lograr que dejemos de lado el ejercicio periodístico para denunciar  el  golpe de estado que es lo que  realmente   sucedió, y ahora un gobierno se ha autoproclamado y tiene ya todos los tintes de una dictadura porque incluso se ha pedido desde el Ministerio de Gobierno a Arturo Murillo el  nuevo ministro, que todos los que son enemigos  del gobierno, dejen el país en menos de 24 horas y que se va a perseguir a todos aquellos que estén en contra de sus intereses.

“Se ha advertido a los activistas políticos y quienes piensen distinto que deben abandonar el país o atenerse a consecuencias jurídicas por  delitos de sedición, es lo que se ha advertido por Arturo Murillo, nuevo ministro de gobierno  quien  era senador, catalogado como misógino.

Finalmente  Pinto  aclaró que en Bolivia no existe pena de muerte, “pero lo que dictamina   el delito de sedición son  30 años de cárcel, y para poder  nosotros incurrir en dicho delito, tendrían  que comprobar que se estaría gestando un alzamiento armado  o un golpe de estado como ellos mismos han perpetrado.

¿Cifra de muertos o heridos?

Se maneja la cifra de diez muertos oficiales, cinco de los cuales pertenecen al mandato de Janine Años.

Sobre las expectativas del pueblo boliviano, Pinto consideró que  “las organizaciones sociales se encuentran firmes con convicción ideológica de apoyar al presidente Evo Morales porque aseguran  que si no es proclamado nuevamente presidente, la situación empeoraría porque se está viviendo en una dictadura y en próximos días la DEA e incluso tropas norteamericanas estarían  arribando al territorio nacional, con la excusa de la lucha contra el narcotráfico, y estaríamos retrocediendo 15 años atrás cuando se reprimía a los pueblos indígenas. Es por eso que se han declarado   en movilización  indefinida con bloqueos de carreteras hasta que renuncie Jeanine  Añez.

“El apoyo de la comunidad internacional está presente, agradecemos a los  medios internacionales, que están difundiendo la realidad el pueblo boliviano, días negros, duros debido al golpe de estado que estamos viviendo  y los mayores  afectados son  nuestros hermanos indígenas, cocalera , obreros,  a  los que reprimen  con municiones y  gases-denuncio  con firmeza  Adair Pinto.-

Fuente: Revista y Agencia Comunas