Comenzó en Jujuy, pero rápidamente tomo alcance nacional. La política metió la cola en uno de los casos más controversiales de los últimos tiempos. Se trata del que tiene como protagonista a la nena de 12 años que había sido violada por un hombre de 60. Además de los traumas causados por la vejación, la víctima se vio impedida de realizar la interrupción legal del embarazo producto de la presión ejercida por ciertos sectores de la sociedad y, sobre todo, la dirigencia política, que volvió a meter la cola.

No sólo el radical Gerardo Morales se vio inmerso en el caso por el hecho de ser el gobernador de la provincia donde sucedieron los hechos. Resulta que el violador también es un hombre ligado al mismo partido. Se trata de José Luis Dávalos, quien hasta ahora es el único detenido de la causa.

Así lo confirmó el Consejo Nacional de los Pueblos Indígenas a InfoBaires24. Según informó el organismo, el hombre de 60 años es reconocido en el pueblo de San Pedro de Jujuy como militante de la Unión Cívica Radical (UCR).

Morales: “Se tendría que haber dado un paso hacia la legalización”

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, fue una de las voces que se expresó en representación del Gobierno respecto al caso. Tras confirmarse el fallecimiento del bebé prematuro, realizó una suerte de mea culpa.

“En lo personal estoy en contra del aborto, pero se tendría que haber dado un paso hacia la legalización, en particular en muchos casos de adolescentes o situaciones injustas que no debieran penalizarse”, manifestó el mandatario.

Asimismo, aseveró que lamentó mucho lo ocurrido y aseguró que en todo momento primó el cumplimiento de la ley y las decisiones de la niña y la madre. “Se han hecho todos los esfuerzos conformes a todos los protocolos del país para salvar la vida de la niña, que era la prioridad porque corría riesgo, y luego la del bebé, pero las cosas salieron mal y los extremos de ambos sectores no están conformes”.

“Estoy tranquilo de haber tomado la decisión correcta”, enfatizó Morales, confirmando su injerencia en la causa.

La vulneración de los derechos

Desde un comienzo, diversos funcionarios difundieron datos clínicos de la situación de la niña, vulnerando así su intimidad. Además, sectores que operan en contra de los derechos de los individuos llevaron adelante un escrache en el hospital.

No hay que dejar pasar que la intervención fue ordenada por la Justicia, que si bien tuvo en cuenta el protocolo de interrupción del embarazo contemplado por la ley, resolvió que la nena debía someterse a una cesárea a pesar de tener tan solo 12 años.

Comentarios

comentarios

Fuente: Infobaires 24