Francisco quiere iniciar un proceso que cambie la economía global, con la ayuda de  economistas y jóvenes de todo el mundo. La Santa Sede convoca  un encuentro mundial  en Asís (Italia) del 26 al 28 de marzo de 2020, con el objetivo de promover  un cambio hacia «una economía que sirva al hombre, inclusiva y que no deje a nadie fuera, que respete el medio ambiente y promueva el bien común», en palabras de Roma. El Papa  también convocará a algunos de los mejores académicos y expertos en ciencias económicas que ya están comprometidos en todo el mundo con una economía que responde a estos objetivos. Los franciscanos del convento de Asis manifestaron una gran  satisfacción porque se celebre allí la «Cumbre económica del Papa». M. Mestre

El Nobel de Economía se suma al congreso convocado por el Papa en Asís que pretende promover un sistema sostenible, no de beneficio a toda costa. El economista pidió acabar con «la idolatría al dinero». «Sin mejoras en la economía, la humanidad va hacia el suicidio», respondió Bergoglio.

JESÚS BASTANTE / eldiario.es

El papa Francisco y el Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, se han reunido para luchar contra el capitalismo exacerbado que provoca «una economía que mata”, en palabras del Pontífice, y han lanzado una alianza para promover una «economía social de mercado».

El Papa y el economista norteamericano, junto al al presidente del Instituto de Nuevo Pensamiento Económico (INET) Robert Johnson, se encontraron este fin de semana, gracias a una iniciativa de la fundación pontificia Scholas Ocurrentes.

Tras el encuentro, ambos coincidieron en advertir sobre «los problemas de ciertas formas de economía de mercado que no ponen los mercados al servicio de los pueblos sino a los pueblos al servicio de los mercados y exacerban el comportamiento individualista», y coincidieron en la necesidad de impulsar a nivel global una «economía social de mercado» que «mire al futuro con la voz de los más jóvenes».

«Es fundamental trabajar desde la educación en sistemas alternativos que no tengan como premisa la idea de idolatrar al dinero. Tenemos que tratar de desarrollar programas y estudios alrededor del concepto de economía circular, que contribuyan a una educación consciente de la sostenibilidad ambiental que requiere devolverle al ambiente lo que se le quita», propuso Stiglitz durante el encuentro. El Papa se sumó a la propuesta: «Sin mejoras en la economía, la humanidad va hacia el suicidio».

«A nosotros nos interesa profundamente poder trabajar con Scholas en profundizar las discusiones sobre las cuestiones sociales y los cambios que genera la globalización en las sociedades, así como pensar en ideas concretas sobre lo que deberíamos hacer para que la tecnología y los mercados estén al servicio de la humanidad y no al revés», analizó el premio Nobel.

Tras su reunión con Stiglitz, la Santa Sede anunció la convocatoria de un encuentro mundial de economistas y jóvenes, que tendrá lugar en Asís (Italia) en marzo de 2020, con el objetivo de apoyar «una economía cristianamente inspirada». El obispo de Asís, Domenico Sorrentino, desveló que el Papa «nos pidió que no quedara en un evento, sino que iniciara un proceso».

Economía de Francesco
El primer paso ha sido el envío de una carta a todos los economistas, emprendedores y emprendedoras del mundo, animándoles a participar en el encuentro Economía de Francesco para promover una economía basada en los valores humanos y no en el beneficio a toda costa.

En la carta, el pontífice invita a «conocer a quienes hoy se están formando y están empezando a estudiar y practicar una economía diferente, una que da vida y no mata, incluye y no excluye, humaniza y no deshumaniza, cuida la creación y no la despoja».

«Será un encuentro sobre la economía social, que sirve a la persona humana, y que no es lo mismo que la economía socialista, una crítica que suelen hacerle al Papa en Estados Unidos», subrayó el el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, prefecto del Dicasterio al Servicio del Desarrollo Humano Integral, que financia el encuentro. «Es una economía que sirve al hombre, inclusiva y que no deja a nadie fuera,que respeta el medio ambiente y promueve el bien de todos los residentes de la Casa Común», explicó Turkson.