En un cambio radical de postura, el gobierno de Cambiemos abrió un camino de diálogo con el sindicalismo duro. Así lo expresó la reunión “secreta” que el nuevo Secretario de Trabajo, Lucas Aparicio, mantuvo con el dirigente Hugo Moyano. 

Hasta hace pocas semanas atrás el gobierno de Mauricio Macri se encontraba obsesionado con la idea de meter preso al sindicalista Hugo Moyano, sin embargo ahora parece haber cambiado de parecer. Una de las primeras acciones del nuevo Secretario de Trabajo, Lucas Aparicio, fue la de mantener una reunión “secreta” con el líder camionero.

Vale recordar que durante los últimos meses la política elegida por el oficialismo había sido la de hostigar al dirigente camionero con la causa de los barras de Independiente y la del correo OCA, pero en un giro imprevisto ahora le proponen un acercamiento. El gobierno de Macri pasó a darle a Moyano, un tratamiento super especial, que no reciben ni los dirigentes de la CGT oficial. 

El flamante Secretario de Trabajo ha mantenido desde su trabajo con Guillermo Dietrich una buena relación con los gremios del Transporte, algo que su antecesor Jorge Triaca también tenía con el ala dura del sindicalismo.

Aparicio mantuvo el pasado 20 de diciembre una reunión a solas -a pedido del propio dirigente- con Hugo Moyano, quien apareció en el encuentro acompañado por su hijo Pablo, a quien el gobierno intentó meter preso por la causa de Independiente, en un claro gesto político. Pero no fue el único permiso que se dio Moyano, sino que también faltó a la cita convocada por el ministro Dante Sica, superior de Aparicio. 

Trascendidos de la reunión informaron que durante la misma “no se habló ni de paritarias ni de la relación con el Gobierno“.

Comentarios

comentarios

Fuente: Infobaires 24 – http://www.infobaires24.com.ar/