Hace pocos días el diario La Nación publicó en un autoelogioso artículo, que el Movistar Arena había cedido sus instalaciones vacías para que la Cruz Roja efectúe sus tareas. Aplaudimos que la empresa, en plena pandemia, realice acciones que considera solidarias para la comunidad.

(Por Vecinos Autoconvocados de Villa Crespo) Pero solidaridad es compartir lo propio con el otro sin buscar el interés por la acción que se realiza. Nos preguntamos, ¿qué es lo que comparte propio el estadio? ¿Los 28.000 m2 de tierras públicas cedidas gratuitamente por el GCBA y la Legislatura, por medio de una ley hecha a medida? ¿Los impuestos que no paga por estar exceptuado, cuando el mismo Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires propone una ley para declarar la Emergencia Económica en la Ciudad? ¿La presión que ejerce el diario La Nación, empresa a la que pertenece el Movistar Arena, para que se levante la cuarentena y no se discuta la ley para aplicar un impuesto a las grandes fortunas?

Obviamente, Movistar-Telefónica, el diario La Nación y AEG Worldwide comparten una definición distinta de solidaridad. Aun así, los aplaudimos.

Simultáneamente los vecinos de Villa Crespo asistimos azorados a la febril actividad de las comisiones de la Legislatura de la Ciudad en tiempos de pandemias (COVID y Dengue al por mayor) para autorizar la subasta de tierra pública y la construcción de dos torres de 45 m en el inmueble de Corrientes N°6094/6102. Se trata de 3930 metros cuadrados actualmente permisionados a Buenos Aires Arena S.A. ¿Quién terminará haciéndose de más tierra pública en nuestro barrio?

En momentos en que gran parte del mundo plantea la necesidad de modos de desarrollo sustentables, nuestros representantes van por una ciudad con más cemento, menor calidad de vida para sus habitantes, polos comerciales de enorme concentración de gente y grandes negocios para muy pocos, los de siempre.

En momentos en que no podemos reunirnos, abrazarnos, acompañar y despedir a nuestros seres queridos ni en los cementerios, el ejecutivo y la legislatura continúan trabajando para aumentar las fortunas de los Grupos La Nación , Telefónica y AEG Worldwide.

No se trata de solidaridad, se trata de la voracidad insaciable de los de siempre y de la entrega genuflexa de la cosa pública por parte de nuestros representantes, en el mejor de los casos.