Por Ariel Zak

La resolución fue firmada por el fiscal general Luis Cevasco, con argumentos que generan gran preocupación y que suenan pocos convincentes, ya que, en diciembre pasado, la fiscalía que acaba de eliminar obtuvo en “la certificación ISO 9001 para los sistemas de gestión”. Deja de funcionar mañana mismo

El Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires cerró la fiscalía de Cámara especializada en Violencia de Género y la transformó en una especializada en Faltas, Contravenciones de Tránsito y Lesiones Culposas de Tránsito.

La decisión plasmada en la resolución 438/2018, firmada ayer por el fiscal general adjunto del Ministerio Público de la Ciudad de Buenos Aires Luis Cevasco, desactiva el trabajo de la fiscalía especializada a cargo de Verónica Guagnino.

La resolución generó preocupación en distintas oficinas del Ministerio Público Fiscal porteño donde fue leída como un gesto negativo que afecta a una temática sensible y compleja para sumar recursos a la persecución de faltas, contraveciones y delitos menores.

El gobierno porteño justificó la medida en la inauguración, a partir de este jueves, del Centro de Justicia de la Mujer, que funcionará bajo la órbita del Consejo de la Magistratura. No obstante, en los fundamentos del cierre de la fiscalía de Cámara, no se menciona este hecho como el que dio origen a la medida dictada por Cevasco.

La resolución de 9 páginas a la que accedió Tiempo Argentino dispone que “la actual Fiscalía de Cámara Especializada en Violencia de Género, a cargo de la doctora Sandra Verónica Guagnino, cese en el ejercicio de esa competencia a partir del 1° de noviembre de 2018, salvo los casos en trámite por recurso de apelación en los que hubiera tomado intervención”.

El mismo documento ordena que esa fiscalía “pase a denominarse Fiscalía de Cámara Especializada en Faltas, Contravenciones de Tránsito y Lesiones Culposas de Tránsito”.

Fuentes del ministerio público fiscal de la Ciudad intentaron bajarle el tono a la resolución al señalar que, de todas formas, otra fiscalía de Cámara intervendrá específicamente en casos donde haya elemento que puedan dar cuenta de que el caso en tratamiento involucra situaciones de violencia de género.

En concreto, tras desactivar la fiscalía especializada en Violencia de Género, Cevasco dispuso asignarle a la fiscalía de Cámara Oeste, a cargo de Sergio Martín Lapadú, “la competencia para entender en los casos de apelación y revisión de archivo en curso y futuros que tramiten con intervención de las fiscalías de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y Faltas especializadas en violencia de género, sin perjuicio de su actual competencia”.



El fiscal general adjunto de la Ciudad fundamentó su decisión en un caso en el que Guagnino, la fiscal especializada en Violencia de Género, no compartió criterio con el fiscal de primera instancia quien expuso su preocupación por las diferencias a sus superiores.

Se trató de un caso en el que un hombre fue condenado en primera instancia a un año de prisión de cumplimiento efectivo a raíz de una “incidencia de tránsito”, tras perseguir con su auto, encerrar y amenazar de muerte a dos mujeres a las que les había dicho que era policía.

Lo que generó las diferencias entre Guagnino y el fiscal de primera instancia fue que al fundamentar el dictamen con el que pidió una disminución de la pena, la fiscal a cargo de la oficina especializada en Violencia de Género dijo que “varios aspectos (del hecho) no habían sido acreditados, como la condición de policía del imputado y su situación de revista, con lo cual no se puede sostener que hubo abuso de su estado policial”.

“En su dictamen verbal, la doctora Sandra Verónica Guagnino estimó que el caso no encuadraba en violencia de género, omitiendo considerar al respecto las características antes descriptas, es decir el aprovechamiento del condenado de la situación de ventaja, invocando ser policía, la hora del hecho y su posición de superioridad física, aspectos éstos valorados por el Fiscal de primera instancia en su fallo”, remarcó el fiscal general a cargo del Ministerio Público de la Ciudad en la resolución a la que accedió este medio.

Un dato llamativo vinculado a la resolución de ayer fue que la fiscalía de Cámara especializada en Violencia de Género obtuvo en diciembre pasado “la certificación ISO 9001 para los sistemas de gestión”, hecho que fue publicitado en el por el propio ministerio público fiscal de la Ciudad.

“La certificación comprende desde la atención en mesa de entradas, incluida la emisión del dictamen final y la tarea de supervisión de las fiscalías asignadas conforme el reparto de tareas dispuesto desde la Fiscalía General”, según se informó. “La certificación comprende desde la atención en mesa de entradas, incluida la emisión del dictamen final y la tarea de supervisión de las fiscalías asignadas conforme el reparto de tareas dispuesto desde la Fiscalía General”, según se informó.

Fuente Tiempo Argentino


Atropello a las políticas de género

La Fiscalía fue creada en noviembre del año pasado, y un mes después obtuvo la certifación ISO 9001 del Iram. Según informa la web del MPF, en septiembre de este año participó representando al organismo “de las instancias finales de evaluación del Premio Nacional a la Calidad Sector Público, de la Secretaría de Gobierno de Modernización de la Nación, edición 2018”.

Guagnino, que era titular de la Fiscalía de Cámara Sudeste, fue designada –mediante la resolución 320/17– para intervenir “a partir del 1 de noviembre de 2017 (…) de manera única y exclusiva en los casos vinculados a la violencia de género” que fueran llevados adelante por las Fiscalías de Primera Instancia especializadas. Una semana después, mediante la resolución 394/17, Cevasco informó que “la Fiscalía de Cámara de la Unidad Fiscal Sudeste pasará a denominarse ‘Fiscalía de Cámara Especializada en Violencia de Género’”.

En diciembre del año pasado, la web del Ministerio Público Fiscal (MPF) porteño informó sobre la certificación ISO 9001. El director del IRAM entregó el certificado a Cevasco y Guagnino en una ceremonia realizada en el MPF. La acreditación comprendía “los sistemas de gestión”, es decir, “desde la atención en mesa de entradas, incluida la emisión del dictamen final y la tarea de supervisión de las fiscalías asignadas conforme el reparto de tareas dispuesto desde la Fiscalía General”.

Poco después otra resolución –que fue citada por Cevasco en el documento que disuelve la Fiscalía de Cámara Especializada– volvió a delimitar la competencia de Guagnino. Su área, estableció Cevasco en la resolución 458/17, “sólo deberá intervenir en aquellos casos de otras materias que al 1 de noviembre del año en curso estuvieran en trámite material ante dicha dependencia y en aquellos en que hubiera entendido anteriormente deberá darse intervención a la Fiscalía de Cámara que tenga asignada la Fiscalía de Primera Instancia originaria”.

Fuente Página 12