En un intento desesperado de tratar controlar la inflación que repercute en el bolsillo de todos los vecinos, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Banco Ciudad presentaron ayer la denominada Cuenta Consorcio. La misma se trata de un paquete gratuito al que podrán acceder las administraciones de edificios de la ciudad de Buenos Aires con la cual podrán tener una cuenta corriente, gestionar créditos para infraestructura y hasta cuentas individuales para los vecinos.

De esta manera se busca que los vecinos puedan tener mayor control sobre sus fondos y en teoría ahorrar gastos de mantenimiento bancario. El cálculo del ahorro logrado con esta medida sería de unos $7200 al año, que para una edificio es casi insignificante.

La Cuenta Consorcio incluye una cuenta corriente con chequera para efectuar pagos a proveedores, permite al administrador habilitar servicios de recaudación como débito automático, transferencias por home banking y depósitos por terminales de autoservicio. Además, bonifica al 100% las cuentas sueldo que necesite el consorcio para el personal del edificio.

El diario La Nación informó que la dicha cuenta “permite acceder a los servicios de banca electrónica para empresas, mediante los que se puede realizar el pago de impuestos y servicios, así como obtener el resumen de cuenta electrónica, entre otros.” Agregó además que “a los integrantes del consorcio, el Banco Ciudad otorgará a cada consorcista e inquilino una caja de ahorro gratuita y una tarjeta de débito que les permitirá acceder a todos los descuentos y beneficios que la entidad bancaria ofrece en convenio con supermercados, tiendas de electrodomésticos, comercios de ropa, restaurantes, librerías y demás. Asimismo, permitirá realizar el pago de expensas de forma electrónica.”