En los últimos días lxs trabajadorxs de la educación recibimos presiones de parte de el Ministerio de Educación de la Ciudad para realizar tareas ajenas a nuestras funciones, tales como la atención telefónica del 147 o la asistencia en los hoteles donde se alojan personas repatriadas en cuarentena. Rechazamos estas presiones que solo ponen de manifiesto el autoritarismo y los 12 años de precarización y ajustes del personal de planta central que llevó adelante el Gobierno de la Ciudad.

Desde la Unión de Trabajadores de la Educación le recordamos al Gobierno de la Ciudad que lxs docentes de las distintas áreas venimos planificando y sosteniendo tareas de enseñanza en forma virtual –tal como se nos solicitó-, armando redes de estudiantes y docentes y cumpliendo las diversas tareas propias del sistema educativo.