Mediante el Decreto 304/2017, publicado el 3 de mayo en el Boletín Oficial, el Gobierno oficializó el denominado “Programa Empalme”, una herramienta de inserción laboral que alcanza a los beneficiarios de planes sociales del Ministerio de Trabajo y del Ministerio de Desarrollo Social “que accedan a un empleo bajo relación de dependencia en el sector privado”, quienes podrán continuar recibiendo el subsidio mensual.

El artículo 2° del decreto expresa textualmente que “la ayuda económica mensual que percibirán los participantes de programas nacionales de empleo y de desarrollo social durante la nueva relación laboral tendrá carácter de subsidio al empleo y podrá ser contabilizada por los empleadores como parte de su remuneración laboral neta mensual.”

De esta manera, Mauricio Macri apuesta a tentar a las empresas a incorporar más empleados, bajando sus costos salariales al eximirlas de pagar una parte del ingreso del trabajador. Es necesario remarcar que el decreto no especifica si los aportes y las contribuciones patronales se pagarán sobre la totalidad del sueldo o sólo sobre lo que efectivamente paga la empresa.

Desde que se inició la administración de Cambiemos, el empleo privado formal de los trabajadores en relación de dependencia no repunta y esto es atribuible a la caída de la inversión y del consumo. El programa encierra un gran peligro, que es la sustitución de trabajadores más caros por los que se incorporen a través del programa empalme que son técnicamente más baratos para las empresas.

Por otro lado, los empleadores interesados “en acceder al incentivo económico para la contratación laboral de participantes de programas nacionales de empleo o de desarrollo social” deberán “solicitar la incorporación al mismo de las trabajadoras y los trabajadores que contraten”. Y tendrán ese beneficio “si se trata de una nueva relación laboral, o de la regularización de una preexistente, respecto de la nómina total de trabajadores declarada al día 31 de diciembre de 2016”. Pero no queda precisado si el plan empalme comprende a todas las empresas por igual, sin importar el el tamaño y la rentabilidad, o si estará dirigido a las PyMEs.

Este programa estará destinado a los destinatarios del Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo; Seguro de Capacitación y Empleo; PROGRESAR; Promover; Prestaciones de Desempleo; Ellas Hacen; Construir Empleo; Intercosecha y los egresados de los cursos de Formación Profesional. Actualmente, esos planes otorgan una contribución que va de los $900 a los $4.000.

De esta manera, el Estado nacional pasa a subsidiar a las empresas privadas, estimulándolas a pagar menores salarios y haciéndose cargo de sus costos laborales a través de fondos públicos.