La Coalición Cívica, el partido político de la diputada denunciante Elisa Carrió, denunció ante la Justicia que la acusación realizada donde queda involucrado el fiscal Stornelli es una “operación” que se armó desde la cárcel de Ezeiza. En la denuncia se intenta explicar, en un claro intento de desviar la atención, que esas transcripciones de escuchas le llegaron de forma anónima en un sobre a la diputada Elisa Carrió. Y que fue ella la que les pidió a Zuvic y Olivetto que presentasen la denuncia porque creía que esas intervenciones del teléfono de Ezeiza eran verosímiles, aunque no podía acreditar su autenticidad.

El argumento defensivo de Carrió y de Clarín explica que en esos textos se demuestra que estaba en marcha una “operación” que tendría como “finalidad” la de “entorpecer la investigación de la causa judicial de los Cuadernos” y que fue por esta información que Carrió tuiteó el 7 de febrero que “El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien responde a La Cámpora, estaría haciendo una operación para ensuciar al fiscal Stornelli. Vamos a poner en conocimiento mañana al juez de la causa”.

Según Clarín fue al día siguiente del tuit de la diputada Carrio que el periodista Horacio Verbitsky publicó la investigación que muestra al fiscal Stornelli, reproduciendo en su texto capturas de chat de un especialista en seguridad que él asegura que es “el jefe regional de la DEA”, Marcelo D’Alessio, en las que se puede leer cómo éste último le asegura a un empresario del agro, Pedro Etchebest, que si no le paga 300 mil dólares Stornelli lo complicará en el caso.

El débil argumento defensivo de Carrio-Clarín agrega que las transcripciones de las escuchas que le llegaron a Carrió especifican que se realizaron en el marco de una causa que se investiga en un juzgado de Lomas de Zamora. En medio de ese trabajo, los agentes detectaron las llamadas que recibía y hacía Baratta.

También se especificó que los papeles que recibió Carrió llevan el título de “informe preliminar”. El subtítulo de “Antecedentes” y una referencia a la causa número 41.475/2016 y en la denuncia de la Coalición Cívica también se explica que D’Alessio mantuvo un encuentro con Carrió, debido a que le aseguró a los colaboradores de la diputada que tenía información sobre un caso de narcotráfico.

Como frutilla del postre a la denuncia armada por Carrio-Clarín hay que agregar que este nuevo caso cayó “por sorteo” en el juzgado de Claudio Bonadio. Una jugada que demuestra a la hiper denunciante Elisa Carrió, el multimedio oficialista Clarín desarrollando sus dotes de principal vocero del gobierno y el juzgado del juez Bonadío donde recaen mágicamente todos los armados políticos mediáticos que luego ingenuos y desprevenidos creen con fe ciega.

Redacción de LateComuna15