El gobierno porteño anunció con bombos y platillos un bono para los empleados  públicos de 5 mil pesos,  a cuenta de futuros aumentos. 

El gobierno porteño anunció con bombos y platillos un bono para los empleados  públicos  de cinco mil pesos,  otorgado de manera unilateral y sin convocar a mesa salarial, a cuenta de futuros aumentos. Sin embargo para Rodríguez Larreta no todxs lxs trabajadorxs de la administración pública tienen los mismos derechos. De hecho no todos lxs docentes de la Ciudad percibirán esa cifra como compensación  Sólo lo obtendrán lxs maestros de grado de jornada completa o los cargos iguales o superiores en el escalafón. De esta manera, lxs preceptorxs de nivel medio, de especial y CENS,  lxs celadorxs de Inicial, lxs bedeles de nivel superior, lxs ACP, ATTP, ACDM, lxs maestrxs y secretarixs de Adultos, lxs subjefes de preceptorxs  no percibirán los 5 mil pesos, aún teniendo dos cargos y, por lo tanto, superando la carga horaria que se pide en otras dependencias para cobrarlo. Además habrá docentes que ni siquiera cobrarán un bono como es el caso del Plan FINES. Una muestra  de esto es que un/a preceptor/a con dos cargos, lo que representan 9 horas de reloj diarias, cobrará $ 4193 y no los $5.000 que cobrarán por ejemplo, un/a médico/a, un/a enfermero/a o un/a maestranza  de cualquier hospital público de la Ciudad. Está más que claro que el Jefe de Gobierno Rodríguez Larreta discrimina a lxs docentes.

Desde la Unión de Trabajadores de la Educación sostenemos que la única manera de no perder poder adquisitivo ante el crecimiento desproporcionado del nivel de precios, al que llevaron las políticas económicas de este gobierno, es la aplicación mensual de la “cláusula gatillo”. Esto se debe definir a partir de la convocatoria a Mesa Salarial para que cada mes se abone un aumento correspondiente al último porcentaje inflacionario medido por el IPCBA. De lo contrario los meses de noviembre, diciembre y enero, los salarios docentes quedarán sin actualización y perderán aún más poder adquisitivo.

Fuente:Unión de Trabajadores de la Educación