ESTO ES LO QUE TIENEN EN COMÚN BOLSONARO, NESPRESSO Y STARBUCKS

Con este titular, la ONG Repórter Brasil, especializada en trabajo esclavo, denunciaba en abril de este año el caso de la hacienda Cedro II, en el estado de Minas Gerais, que vendía café a las multinacionales Nestlé y Starbucks y en la cual se encontraron trabajadores explotados, viviendo en régimen de esclavitud.

La legislación brasileña utiliza el término “condición análoga a la de esclavo”, para referirse a situaciones laborales con condiciones degradantes (sin higiene, sin dormitorios, sin comedor, sin seguridad, etc.), o durante jornadas interminables e incluso en régimen de privación de libertad, aunque sea alegando endeudamiento del trabajador. Así, según el Art. 149 del Código Penal brasileño, someter a alguien a estas condiciones supone un crimen castigado con penas de entre 2 y 8 años de cárcel y multa económica.

La realidad no obstante es que el número de trabajadores sometidos a esas condiciones se cuenta por millares en Brasil. Y no estamos exagerando: según datos oficiales del Ministerio de Trabajo, desde 1995 hasta hoy, en Brasil se han liberado más de 50.000 personas en situación análoga a la esclavitud.

Esclavos en el Araguaia

Desde 1995 a 2015 en el Araguaia fueron rescatados 1.970 trabajadores en condiciones análogas a las de esclavitud. Pero la cuenta real seguramente es mucho más grande, ya que los fiscales del Ministerio de Trabajo brasileño no cuentan con los recursos necesarios para hacer realmente un control exhaustivo.

Destaca el hecho de que en una única hacienda, dedicada a la fabricación de alcohol, en la ciudades de Confresa, fueron rescatados 1.200 trabajadores viviendo en régimen de esclavitud en lo que se convertiría en la mayor operación contra el trabajo esclavo de Brasil.

“La situación aquí es horrible. Hay hacinamiento de los alojamientos, que exhalan un mal olor insoportable. La única agua que recibe tratamiento es aquella que va a las calderas y no a los trabajadores. La alimentación estaba estropeada, deteriorada. El camión llega tirando la comida al suelo. “Peor que la comida que se da para bicho, porque ese por lo menos tiene cojo”, afirmaba en 2005 Humberto Célio Pereira, auditor fiscal del Trabajo y coordinador del grupo móvil de fiscalización, como publicó Leandro Sakamoto, de la Agencia Carta Mayor. [1.200 escravos são libertados em usina no Mato Grosso – Carta Maior](https://www.cartamaior.com.br/?/Editoria/Direitos-Humanos/1-200-escravos…)

Flexibilización laboral en un contexto de fragilidad

Como explica la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), “delante de las recientes medidas adoptadas, como la felxibilización de los derechos de los trabajadores con la Ley 13.467/2017 y la liberalización total de la tercerización a través de la Ley 13.429/2017, la previsión es que aumente la cantidad [de trabajadores explotados], ya que esas medidas fortalecen la posición de los patronos y allanan el camino a legalizar las formas modernas de esclavitud”. https://www.cptnacional.org.br/publicacoes/noticias/trabalho-escravo/471…

Parece lógico pensar que en un contexto de tamaña fragilidad, donde todavía tenemos que hablar de trabajo esclavo, adoptar medidas de flexibilización del mercado laboral, de subcontratación en las empresas públicas (que al menos garantizan que no habrá explotación de sus trabajadores), etc. supone un riesgo grande a la multiplicación de situaciones de esclavitud o, por lo menos, de condiciones de trabajo degradantes. Aún y así, el gobierno brasileño, adoptando su agenda ultra-liberal avanza sin tregua hacia la precarización laboral que, en Brasil, significa algo más que tener o no un contrato fijo.

Fuente: Ansaraguaia