El grupo de profesionales, dirigentes sociales e integrantes de organizaciones de DDHH, nucleados en lo que se denominó la Delegación argentina en solidaridad con el pueblo de Bolivia, emitió su primer informe acerca del cuadro de situación, que hasta el momento han logrado relevar en el país andino.

En un comunicado de dos páginas, la misión informó que en la localidad de Senkata, en El Alto, ha existido “responsabilidad directa del Estado por las muertes, heridos, detenciones ilegales, abusos y vejaciones”, no habiendo al respecto investigación judicial alguna, y que incluso hay pruebas fraguadas para lograr detenciones, entre ellas la de 3 niños y adolescentes con capacidades especiales.

Asimismo la delegación ha denunciado la presencia de “persecución política, violaciones y ataques sexuales, torturas a niños adolescentes adultos, mutilaciones y desmembramientos”.

La misma arribó al Estado Plurinacional de Bolivia, el pasado jueves 28 de noviembre, donde fueron amenazados y advertidos, de que tendrían que verse con la policía si incurriesen en acciones que molestasen a las autoridades golpistas.

En este contexto donde hay persecución a abogados locales, y a los dirigentes opositores del MAS, y a miembros mismos de la delegación, estos han solicitado al Canciller argentino Jorge Faurie que se proteja a sus integrantes mientras estén en suelo boliviano.

“No quedan dudas de que hoy en Bolivia gobierna una dictadura”

“Registramos numerosas denuncias de violaciones a los derechos humanos. Hay mucha conmoción en la delegación por la situación de hostigamiento que están viviendo nuestros hermanos bolivianos, consignaron al respecto de la agobiante situación que hoy se vive en el país hermano, desde su cuenta en redes sociales.

“No quedan dudas de que hoy en Bolivia gobierna una dictadura.”, concluyeron.

 

Fuente: Noticias en Red