La desocupación creció casi un punto y llegó al 9,6% durante el segundo trimestre, según informó este jueves el INDEC. El número representa aproximadamente 250.000 desocupados nuevos frente al 8,7% registrado en igual período de 2017. Los resultados correspondientes al total de aglomerados urbanos muestran que la tasa de actividad es del 46,4% y la tasa de empleo es del 41,9%.

La cifra de desocupación ahora afecta a 1.239.000 personas en los 31 aglomerados urbanos. Es la tasa más alta de los últimos 12 años y si estos datos se proyectan a toda la población urbana, los desempleados llegan a 1.850.000. También hay que considerar a los subocupados que según las nuevas cifras proporcionados por el Indec llegan al 11 a 11,2 por ciento y ya suman 1.447.000, llegando a 2.100.000 a nivel nacional.

En definitiva esto significa que son casi 4 millones de personas las que tienen problemas de empleo. Este relevamiento está realizado en los meses de abril, mayo y junio cuando la crisis financiera todavía no había impactado de lleno en el economía productiva, lo que hace pensar a algunos especialistas que los peores datos aún no llegaron.