Comunicado de la Asamblea de Trabajadores del hospital Piñero y Área programática: Desde la asamblea de trabajadores del hospital Piñero y área programática hacemos pública nuestra preocupación por el manejo que se está impulsando desde el Ministerio de salud del GCBA y la subsecretaría de atención primaria de la salud para enfrentar la pandemia en las villas de la CABA.

De acuerdo a los nuevos protocolos y las prácticas que ya se están llevando adelante se plantea que la externación (tanto de personas que están en hoteles como en hospitales) se puede hacer a partir del día 10 del comienzo de los síntomas, si la persona se encuentra en buen estado general, para que continúe el aislamiento en su domicilio particular. Cabe destacar que el día 10 se encuentra todavía en etapa de contagio, por lo cual esta conducta expone el contagio a todes los convivientes de dicha persona.

La precariedad habitacional y el hacinamiento que caracteriza a los barrios populares de la CABA hacen que sea imposible cumplir con el distanciamiento social y las pautas de higiene en las viviendas. Esto queda demostrado fácilmente con el aumento exponencial en la tasa de contagios que se produjo a lo largo de la última semana en las villas 31 y 1-11-14 (ésta última ubicada dentro del área programática del hospital Piñero.)

De esta forma, con las nuevas normativas, se expone a la población a un contagio masivo en un corto período de tiempo con la posibilidad de desbordar (aún más) alta colapsado sistema Público de salud en general y del hospital Piñero y sus CeSACs en particular.

Cabe recordar que a las situaciones de vulnerabilidad social, económica y habitacional de la población del Bajo Flores, se suma una enorme dificultad en el acceso al sistema de salud debido a muchos factores, entre otros: la falta de insumos de hospitales y CeSACs, la habitual negativa del SAME a ingresar ante emergencias médicas, y la presencia de gendarmería que opera de manera represiva en las villas. El GCBA debe garantizar de manera inmediata el acceso a agua potable, elementos de higiene y descuidado (tapabocas, lavandina, alcohol en gel), acceso a alimentos y la efectivización del ingreso económico de emergencia para todas las familias que lo requieran. Todas estas esferas son fundamentales para la salud integral de la población. Asimismo, advertimos que el barrio no sólo asiste a una situación de emergencia por Covid-19, sino que la presencia de dengue en la población es altísima, y por ende, prioritario que se tomen medidas para higienizar el barrio, fumigar y brindar repelentes a la población. Los protocolos que se elaboren deben contemplar estas realidades y dar las respuestas efectivas.

Además alertamos sobre la reciente presión ejercida sobre los jefes de los CeSACs para que pongan a disposición a su personal para asistir a la población en unidades febriles de urgencia en el club San Lorenzo. Esta disposición se realizó de manera informal y desprolija. Dando cuenta una vez más la la precariedad con la que se pretende dar respuesta a esta pandemia. Solicitamos que se respeten los equipos rotativos de trabajo, jornada laboral y la continuidad de las tareas asignadas en los CeSACs. Que se implementen protocolos de atención y manejo de pacientes sospechosos y Se entregan los equipos de protección personal necesarios. Exigimos Asimismo el cobro del Bono para todos los trabajadores de la salud sin distinción, apertura de paritaria de manera inmediata, salario y ART para concurrentes, entrega del certificado de especialidad y pase a planta para los residentes al finalizar el presente ciclo lectivo. Ninguna persecución más a compañeros que denuncian las condiciones en las que trabajamos. Para el cuidado de la salud de la población y de sus trabajadores es indispensable que se garanticen nuestros derechos laborales.