El gobierno ya descentralizó los testeos en 10 laboratorios y llegará, en una primera etapa, a 35. También ordenó la compra de respiradores y de más de medio millón de reactivos para detectar el COVID-19.

Por Franco Mizrahi

Cómo se arma la Argentina para enfrentar la ola de contagios | Coronavirus en argentina
El coronavirus, repiten en el Gobierno, es un enemigo invisible. ¿Cómo combatirlo? ¿Cómo saber si se está siendo efectivo en la lucha contra el COVID-19? No hay certezas inmediatas. Pero sí proyecciones y modelos a seguir, como los de Corea del Sur y Alemania. Con ese marco, y ante la ola de contagios que se espera en la Argentina, el Ejecutivo busca adelantarse al pico de la pandemia, que se estima para fines de mayo. Por un lado, acelera la adquisición de insumos esenciales para poder detectar casos positivos. En esa línea, se obtendrán 500 mil reactivos para hacer los testeos y se aumentará la cantidad de los laboratorios que realizarán los estudios. La semana pasada esa tarea solo estaba a cargo del ANLIS Malbrán. Hoy ya son diez instituciones. Se calcula que la semana próxima serán 35. También se suman camas y respiradores artificiales para evitar cualquier desborde en la respuesta sanitaria, como sucedió en algunos países europeos. En Buenos Aires por ejemplo, se están multiplicando la cantidad de centros de aislamiento y las unidades de terapia intensiva (UTI). La anticipación se volvió un arma esencial en esta batalla sanitaria.

La estrategia para hacer frente al coronavirus, siguiendo el modelo coreano y el alemán –por ahora, de los más exitosos-, se nutre de dos elementos que serán clave: la realización de estudios de presencia viral en pacientes sospechosos de manera masiva y el férreo aislamiento social, sobre el cual el presidente Alberto Fernández machaca día tras día.

Fuente: El Destape