Este miércoles 4 de julio a las 18, se colocarán las baldosas por la Memoria en Estomba y Echeverría, en homenaje a los cinco religiosos asesinados por el terrorismo de Estado, en el marco del 42° aniversario de lo que se conoció como la “Masacre de San Patricio”.

Del acto, organizado por la comunidad palotina y por Barrios por Memoria y Justicia, participarán vecinos, familiares y allegados de las víctimas, referentes de organismos de Derechos Humanos y representantes de organizaciones sociales, políticas, culturales y religiosas, en un nuevo aniversario del más grave crimen cometido contra la Iglesia argentina.

En horas de la madrugada del 4 de julio de 1976, un grupo de tareas asesinó a los sacerdotes Alfredo Kelly, Alfredo Leaden y Pedro Dufau, y a los seminaristas Emilio Barletti y Salvador Barbeito, en el interior de la casa parroquial. Los cuerpos fueron encontrados en horas de la mañana, por el joven organista Rolando Savino. Los principales medios de comunicación atribuyeron falsamente los homicidios al “extremismo” y la Justicia nunca pudo identificar a los autores materiales del quíntuple crimen.

Al cumplirse 42 años de ese hecho, la colocación de las placas conmemorativas con los nombres de los Mártires Palotinos y con una frase pronunciada en la homilía de la misa celebrada el 4 de julio de 2001 por el por entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, representa una nueva cuenta en el rosario de iniciativas que, año a año y cada vez con más fuerza, reivindican los nombres de los cinco y su compromiso de entrega hacia el prójimo. Estas baldosas serán una nueva huella en el espacio público que honrarán los nombres de quienes “juntos vivieron y juntos murieron”.