El Bicho pasó por Tucumán con una nueva etapa para desarrollar, pero no pasó mas allá de repetir viejas falencias.
Si bien es cierto que el plantel solo tuvo 2 ò 3 entrenamientos con su nuevo e impensado cuerpo técnico y las disposiciones tácticas fueron las mismas, las actuaciones individuales de los “renombrados” y no menos impensados “refuerzos” siguieron siendo (muy) flojas. Los mismos de siempre atràs. los mismos en el medio (Piscu x Alexis con respecto al partido vs Boca), y Toledo x Nacho Mendez como ùnico cambio arriba y una tendencia, aunque tal vez no sea tan acertado asegurarlo ya, pero tendencia visualmente innegable, a asegurar primero atrás y después intentar crear adelante. En este contexto el Bicho se vio partido, sin conexión entre lineas, con un Piscu irreconocible de un tiempo a esta parte y 3 puntas en un nivel inentendible, especialmente Bobadilla y Junior Benitez, y tratando solo de emprolijarse atrás para sufrir menos.


Un PT olvidable y un ST en el que el Bicho acentuó esta tendencia, se plantó unos 10 mts mas atrás (está bien, tal vez, en ciertas ocasiones, te empuja un rival que también juega, pero en esta ocasión el rival era limitadisimo y sin excusas ridículas en cuanto a calor, público que presiona o estado de cancha por favor, todas situaciones que ambos rivales deben enfrentar x igual) y las pocas situaciones que tuvo fueron de contragolpe. Una de Romero tras gran asistencia de Machin y una NO definición inentendible de Bobadilla. Nada mas, eso y un cabezazo de Kevin Mac.

Muy poco como para cualquier aspiración. Se jugó un poco mejor con Romero, Barboza y Veròn en cancha (este último es un gran proyecto de jugador, pero hubiese necesitado un nueve de área, refuerzo real, como para mirarse, aprender y desarrollarse, así no solo no lo logra sino que, además, está relegado a la suplencia por riesgo a “apurarlo”). Nos salvó un error grosero de un árbitro tan espantoso como el partido y poco mas. El Bicho no hace pie, no encuentra ni el desarrollo de un proyecto coherente y duradero en lo futbolístico (5 cuerpos técnicos distintos en los últimos 2 años y 10 meses) y la imagen del nuevo DT pidiendo a los gritos un 4-4-2 faltando 10 ò 15 minutos fue todo un síntoma, Carboni deberá trabajar mucho y darle su impronta a un equipo que parece sin alma. Habrá que confiar y esperar que lo logre o volveremos a deambular por cornisas estrechas.

La seguimos mañana, desde las 21hs en Radio FM Flores, 90,7 –

Ariel Melnik – ARGENTINOS PARA TODOS para LATECOMUNA15