Leonardo Suñé tenía pedido de captura nacional e internacional y era intensamente buscado por el asesinato de otro hincha en abril pasado. Tras tareas de inteligencia, fue detenido por la Policía Federal en la noche del viernes en el barrio porteño de Chacarita, cuando concurría al cumpleaños de su padre. Pudo ser identificado por varios tatuajes en su cuerpo.

“Todos aquellos que cometieron algún delito van a tener que asumir sus responsabilidades. Vamos a seguir por este camino, no permitiendo a los violentos del fútbol actuar con impunidad”, aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

La detención de Suñé, de 36 años, se dio en el marco de la investigación llevada adelante por la División Búsqueda de Prófugos y coordinada por el Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos (CUFRE).

La policía estaba tras los pasos de este hombre desde mayo, realizando tareas de inteligencia e investigando posibles domicilios donde el fugitivo concurriría o podría estar viviendo.

También se investigó de manera encubierta a su familia, para determinar sitios donde podrían reunirse con este individuo. Fue así que con la información recabada de las redes sociales de los familiares, los detectives constataron una posible reunión para festejar el cumpleaños del padre.

Los policías mantuvieron vigiladas varias viviendas, entre ellas la casa del progenitor, ubicada en la calle Trelles. Desde allí vieron salir al padre en un taxi y dirigirse hacia otro domicilio ubicado sobre la avenida Dorrego al 1400.

Los uniformados esperaron hasta que detectaron al prófugo cuando se acercaba al lugar, mientras cubría su rostro para no ser detectado, pero al llamar a la puerta descubrió su cara y los federales vieron que tenía el tatuaje de letras chinas en el cuello, por lo que inmediatamente lo detuvieron.

El asesinato del “Chino” Ojeda ocurrió el 1 de abril por la noche, en la puerta del Club Atlético Iguazú ubicado, cerca del estadio de All Boys. Otro barra ya fue atrapado y también está imputado por el homicidio

Ojeda estaba bebiendo con otra gente, cuando aparentemente en una pelea de distintas facciones de la hinchada, tres hombres llegaron en un auto y dos de ellos lo increparon. La víctima fue atacada a golpes y herida de un balazo en la cabeza, falleciendo posteriormente en el Hospital Vélez Sarsfield.

Fuente: ANDigital