El kiosco de diarios y revistas de Av. San Martín y Donato Alvarez fue embestido por una camioneta el sábado en horas del mediodía. Vecinos de la zona informaron que se realizó la denuncia correspondiente ante Defensa Civil y que desde las dos de la tarde aguardaban que vengan a apuntalarlo.

Por su parte, Edesur cortó la energía eléctrica a media cuadra. La empresa había asegurado que el corte sería por una hora -desde el sábado a las 15:30 aproximadamente- para aislar los cables que habían quedado expuestos luego del accidente. En horas del domingo, la luz aún no había sido reestablecida, causando serios perjuicios a muchas viviendas y comercios de la cuadra como Bonafide, la panadería y la parrilla.

Marisol, una vecina del barrio, dialogó con Late y expresó con indignación que “gente mayor y de años de trabajo se ve afectada de esta manera y, a pesar de que pasaron la noche en el kiosco cuidando la mercadería y esperando a Defensa Civil sin luz y en plena tormenta, hoy continúan trabajando como pueden”.

 

A su vez, vecinos de la calle Trelles al 1800 y 1900 se encuentran sin luz desde hace cuatro días, motivo por el cual llevaron a cabo un corte de calle en horas de la tarde a la altura de César Díaz. Ante la falta de respuestas, por la noche el corte se trasladó hacia la Av. Juan B. Justo.

 

 

Asimismo, algunas casas y negocios de la calle Magariños Cervantes a la altura de Boyacá están sin energía eléctrica desde hace más de 48 horas. A pesar de haber efectuado reiterados reclamos, los usuarios siguen aguardando que la cuadrilla de Edesur se acerque a solucionar el problema.

Florencia, una vecina de la cuadra, afirmó: “Estamos así desde hace dos días. Un rayo destrozó uno de los cables de la calle pero todavía seguimos esperando que vengan a arreglarlo. Tuve que tirar todo lo que tenía en la heladera. Además, estoy con mi hijo enfermo y tuve que instalarme en la casa de mi mamá porque así no podemos estar”.

El domingo a la madrugada, otro rayo destruyó el escenario de la fiesta electrónica Buenos Aires Trance XV que se llevaba a cabo al aire libre en el estadio Malvinas Argentinas. El festival fue suspendido y los asistentes fueron evacuados, por lo que no se registraron heridos.