“A Dolly le robaron y en un ataque racista le cortaron tres dedos. Le gritaron: ‘negra travesti salí de acá’”, comentó Alí Delgado, activista afroargentino de agrupación Xangó, de Altokilombo.

Además, Dolly fue discriminada en el hospital y en la comisaría donde denunció la agresión. “Ella fue al Hospital Piñero donde tardaron mucho en atenderla, perdió mucha sangre. Después fue a la Comisaría de la Comuna 7 donde la trataron como un varón a pesar de que su documento dice que su nombre es otro y que ella expresó lo contrario”, afirmó Delgado, que también milita en la Comisión 8 de noviembre.

La chica de 27 años, que vive en Argentina hace unos meses, escapó de Jamaica donde sufrió varios intentos de asesinato por ser trans, uno de ellos promovido por su hermano. Por la violencia que sufrió en su país, donde fue golpeada y quemada, pidió refugio en Argentina. El Ministerio del Interior le otorgó una residencia temporaria como refugiada.

Según un informe de Amnistía Internacional, “las personas LGBT sufren hostigamiento y violencia”. “Los homosexuales o los que son sospechosos de serlo, son víctimas a diario de tratamiento como enfermos, de acoso policial e incluso de tortura”. Además, las relaciones sexuales consentidas entre hombres están penalizadas,

“Está sufriendo toda esta situación por ser negra, migrante y trans”, sintetizó Alí.

Fuente:La García