Toda acción preventiva, en materia de salud, tiene que ver con la corriente de pensamiento político que gobierna.

El gobierno de facto, por su carácter transitorio, no tiene definida una política de salud; su gestión de gobierno se encuentra anclada en un fundamentalismo religioso de orientación cristiana evangélica, por lo que seguramente dirá que lo mejor, para afrontar esta crisis de salud pública, es la oración, o como ya declaró el Ministro de Salud “que los posibles contagiados con el virus se autoaislen” haciendo recaer el cuidado de la salud en los ciudadanos, que por lo visto serán abandonados a su suerte. Ni se les pasó por el cerebro la necesidad de instalar un hospital para este fin.

RKM Bolivia@RKMNoticias

Ministro de Salud: “En la ficha epidemiológica de uno de los casos positivos de COVID – 19 se ha determinado los contactos, y de estos se ha identificado a dos sospechosos.Estas dos personas, sin síntomas, han sido aisladas y se hacen las pruebas de laboratorio”.

Ver imagen en Twitter
Ver los otros Tweets de RKM Bolivia

La población, que nunca ha recibido información, ni formación preventiva, ha entrado en pánico, y ya hemos podido observar como el comercio de los medicamentos a llegado a niveles agresivos y violentos.

Para la mentalidad neoliberal-pitita, todo es negocio, incluida la salud, no les importa que la CPE, obligue a prestar servicios de salud al ciudadano, el propio Ministro de Salud, dejando de lado la CPE, nos dicen “cuídense ustedes”.

El gobierno de facto, no brinda ninguna garantía y las posibles muertes, por la epidemia engrosaran las cifras de su irresponsabilidad.

¡NO MAS MUERTES! ¡FUERA AÑEZ DEL GOBIERNO!

*Fuente: Colectivo Instinto Salvaje

Fuente:Resumen Latinoamericano