Por Alfredo Silletta. La brillante y sorpresiva jugada de Cristina Fernández de anunciar que Alberto Fernández será el candidato a presidente y ella la vice le abre definitivamente al ex ministro de Economía, Axel Kicillof, la posibilidad de ser el candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires.

La jugada de Cristina termina con el último escollo de algunos intendentes que reconocían que Kicillof era hoy el único que le ganaba a María Eugenia Vidal, pero afirmaban que si CFK era candidata a presidente, él debería bajarse para no presentar una fórmula muy kirchnerista.

Todas las encuestas decían que Kicillof era el único dirigente que se quedaba con los votos de la ex presidente, muy por encima de Martín Insaurralde, Verónica Magario y Francisco “Paco” Durañona, los tres intendentes que aspiraban a ese cargo.

La duda será saber quién acompañará a Kicillof en la fórmula provincial. Por ahora picaría en punta Verónica Magario, por ser intendenta de La Matanza y mujer, que siempre potencia una fórmula, y más sabiendo que en Cambiemos va la gobernadora.Igual tienen posibilidades Insaurralde, de excelente relación con Máximo Kirchner y Paco Durañona, que logró poner la agenda del interior en debate.

Las encuestas en la provincia de Buenos Aires son claras y contundentes. Hoy la ex presidenta mide en algunos municipios cerca del 60 por ciento y Macri apenas llega a los 12 puntos. Si se mide toda la provincia, Macri ronda los 20 o 22 puntos como máximo, con lo cual la gobernadora debería tener un corte de boleta superior a los 12 puntos para tener posibilidades de ganar en la provincia.

Como si fuera poco, el hecho de ser candidata a vicepresidenta, le permitirá a Cristina recorrer en forma más asidua el territorio, especialmente el Gran Buenos Aires.

Fuente Info135