“Cumplí y gané, Lula”, dijo el presidente electo en el encuentro del Grupo de Puebla. Ante dirigentes políticos de toda América Latina, Alberto Fernández definió su agenda de integración y lucha contra la desigualdad. Clima de alegría con la V peronista y la L de Lula libre. 

Una V y una L marcaron el tono del Grupo de Puebla reunido en Buenos Aires todo este fin de semana. El ex jefe de gabinete brasileño Aloizio Mercadante hizo llorar a dirigentes de toda América Latina cuando dibujó en el aire las dos letras con sus manos y dijo “Perón vuelve y Lula libre”.

La V y la L resumen la victoria de Alberto Fernández en la Argentina y el regreso de Lula a las calles de Brasil y, como él mismo prometió en un saludo por video, a las de todo el continente. “Cuando lo vi en la cárcel, Lula me dio una sola orden”, dijo Alberto. “Tenés que ganar.” Y remató: “Cumplí y gané, Lula”.

El eje Argentina-Brasil como vertebrador de Sudamérica fue el gran tema de la apertura en el Grupo de Puebla que integran líderes latinoamericanos, entre ellos el propio AF, y coordina el chileno Marco Enríquez-Ominami.

Con Hebe Bonafini en primera fila, el presidente electo contó que cuando fue a visitar a Lula a la cárcel algunos le preguntaron si esa movida era conveniente. “Nunca debemos especular ni dudar en ser solidarios con quien está padeciendo injustamente”, dijo. Nombró al ex canciller de Lula Celso Amorim, presente allí y antes en el presidio durante la visita a Lula, para tener un testigo del pedido que le hizo Lula al final del encuentro La hora ya estaba cumplida y los guardias se acercaban. “Vocé tem que ganhar na Argentina”, repitió Alberto en buen portugués recordando la orden del ex presidente 2003-2010.

Justo antes de su intervención los asistentes vieron en pantalla el saludo en video grabado por Lula. Un tipo feliz en remera clarita decía que no importa si Pelé es mejor que Maradona y viceversa y felicitaba “a Alberto y a Cristina, gran compañera con la que vivimos extraordinarios momentos”. El mensaje seguía de este modo: “Estoy libre y con mucha voluntad de luchar. Mi objetivo en la vida es construir una gran Latinoamérica. Estoy dispuesto a viajar por América Latina, donde Fernández puede ser un ejemplo”. Señaló que “la elite latinoamericana es muy conservadora y no acepta el ascenso de los pobres”, pero dijo que cuando gobernaron él, Néstor Kirchner, Dilma Rousseff, CFK, Fernando Lugo, Tabaré Vázquez, Pepe Mujica y Hugo Chávez”.

En su breve discurso un Fernández que lucía más descansado –sonriente, cómodo en el saco oscuro y la camisa clara sin corbata– fundamentó la existencia del Grupo de Puebla, que integran varios ex presidentes y presidentas como el colombiano Ernesto Samper y Rousseff, en la coincidencia de ideas y en la combinación de relaciones personales y políticas. “Aprendí de mi amigo Alberto Iribarne que la mejor política surge de los mejores vínculos personales”, dijo, y ya que estaba dejó establecido el nombre del ex ministro de Justicia, que vuelve a sonar para un puesto importante en el nuevo gobierno.

Dijo Alberto que se había retrasado porque tuvo una hora de charla con el presidente francés Emanuel Macron. “Una charla espléndida”, definió. “Hablamos de Lula, de Venezuela, de Chile y de los problemas del continente. Sentí que me entendía. Le dije por ejemplo que en Bolivia una clase dominante no se resigna a perder el poder a manos de un presidente boliviano que se parece a los bolivianos.”

Comentarios

comentarios

Fuente: Infobaires 24

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});