El candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, anunció esta mañana el «Plan Argentina Sin Hambre».

En un acto en la Facultad de Agronomía de la UBA ubicada en la Comuna 15 se presentó un programa basado en el consenso entre distintos sectores convocados a participar, entre los que se cuentan empresarios, organismos de derechos humanos, movimientos sociales, referentes de comedores, sindicatos y la Iglesia.

Alberto Fernández presentó hoy la propuesta del Frente de Todos para garantizar la alimentación a los sectores más vulnerables. La iniciativa contempla distintas medidas para revertir las consecuencias del ajuste criminal perpetrado por el régimen de Mauricio Macri. Bajo la consigna de que “no es lo mismo comer que no comer”, el programa apunta a mejorar la nutrición, bajar el precio de los alimentos y generar mayores ingresos para las familias.

“Tenemos que tener vergüenza de decirnos el país que produce alimentos para 400 millones de personas y no podemos alimentar a 15 millones de personas en situación de pobreza”, apuntó el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, en la presentación del plan “Argentina contra el hambre”, que buscará reunir en un consejo al Estado, las empresas y las organizaciones de la economía popular para bajar los precios de la canasta básica y aplicar una política alimentaria federal. El candidato calificó el plan como una “batalla moral” y sostuvo que “no se tiene que esperar un resultado electoral” para ponerla en marcha.

La facultad de Agronomía fue el escenario elegido por el Frente de Todos para lanzar la propuesta que el diputado Daniel Arroyo, quien estará a cargo de la coordinación del plan, definió como “la primera política de Estado del siglo XXI”. Arroyo precedió en el discurso a Fernández y se encargó de describir cinco ejes, entre los que estarán, la baja de precios a la canasta básica, la entrega de una Tarjeta Alimentaria para los sectores más vulnerables, acuerdos intersectorales, políticas alimentarias acordadas con cada provincia e infraestructura.

“Olvidemos toda diferencia, juntémonos de una vez por todo a terminar con el hambre”, convocó Fernández al poner el tinte político del anuncio e interpelar en su discurso al presidente de la Copal, Daniel Funes de Rioja; al titular de la multinacional Syngenta; a sectores de la Iglesia y a Juan Grabois, en representación de los sectores de la economía popular.

Fernández pidió la ayuda del sector empresario para “reperfilar los precios de la canasta básica”. “No es posible que en el país del trigo y las vacas, el pan y la leche no paren de subir de precio y falten en la mesa de los argentinos”, achacó. Pero reconoció “la buena predispoción” que encontró en todos los sectores a los que les presentó el plan.



El candidato valoró, entre las reacciones recogidas, la propuesta solidaria de Syngenta, multinacional semillera, para donar el 1% de su producción, algo que Funes de Rioja dijo que podría extenderse al resto del sector en caso de que la economía mejore. Y les recordó que en el combate del hambre “los más solidarios son los más pobres”, en referencia al trabajo de los comedores de las organizaciones de base y sectores de la Iglesia como Cárita y los Curas en la Opción por los Pobres.

Algunas de las discusiones que adelantó para cumplir con el objetivo de bajar los precios fue la de la Ley de Góndolas, como una exigencia de las organizaciones de base para que los productos de la economía popular tengan lugar en las grandes cadenas comerciales.

Entre otras líneas de acción apuntó la necesidad de “llevar agua a todos los argentinos, el primer alimento” y la corrección en la “escandalosa” aplicación del presupuesto alimentario en los comedores escolares, donde subrayó que actualmente se destinan solo 29 pesos por estudiante.

“Es una batalla que debemos dar como sociedad, alguna vez que nos conmueva la vergüenza de ver la miseria al lado nuestro”, apeló el ex jefe de Gabinete, quien reveló que comenzó a pensar en el plan tras su gira por España, donde se entrevistó con el periodista Martín Caprrós, autor del libro “El Hambre”, encargado por la FAO.

Fuente: Infobaires 24

 



El plan aclara que “es urgente ponernos de acuerdo en un consenso básico: no podemos permitir que en la Argentina haya hambre. No es lo mismo comer bien que no comer bien, porque el hambre, la desnutrición y la malnutrición causan daños irreparables que deben ser prevenidos y abordados en forma urgente, estratégica e integralmente con recursos suficientes por parte del Estado y con el compromiso de todos los sectores de la comunidad nacional.”

“La alimentación y la nutrición son derechos humanos fundamentales que facilitan el acceso a otros derechos humanos como la vida, la salud, la educación, el trabajo, el progreso y el pleno desarrollo humano integral. El compromiso ético de construir una Argentina sin hambre, se debe transformar en una política de Estado y en la prioridad nacional número de un nuevo contrato social que nos una a todas las argentinas y todos los argentinos.”

“La unidad nacional para construir una Argentina sin hambre puede ser el primer paso para comenzar construir una Argentina sin grietas donde, de verdad, no tiene que haberlas.”









Componentes

  • Integrado por Universidades, Sindicatos, Cámaras Empresariales, Iglesias, Organizaciones Sociales, y otros actores locales.
  • Espacio institucional de articulación entre el Estado Nacional y los Estados Provinciales y Municipales con los distintos sectores de la comunidad con el objetivo de contribuir a garantizar, en conjunto, la seguridad alimentaria y nutricional de la población.
  • Creación del Observatorio Interdisciplinario “Argentina Sin Hambre” con la función de realizar el monitoreo, seguimiento y evaluación del Plan.

Garantizar el acceso a la Canasta Básica de Alimentos

  • Regulación de precios de la Canasta Básica de Alimentos.
  • Creación por Ley del Programa Precios Cuidados.
  • Fortalecer y ampliar la Tarjeta de Alimentación.
  • Implementar una nueva Canasta Básica de Alimentos Saludables: crear una gran red de círculos de productores locales y consumidores para comprar a precios baratos frutas, verduras, lácteos y carnes.
  • Control sanitario y nutricional.
  • Refuerzo alimentario escolar.
  • Elaborar una Canasta Básica Alimentaria de Primera Infancia.
  • Implementar la devolución del IVA a las familias en situación de vulnerabilidad sobre los productos de la canasta básica de alimentos, destinada prioritariamente a titulares de los derechos a la AUH y la Asignación por Embarazo, de la pensión y jubilación mínima, y de pensiones por discapacidad.
  • Reducir los precios de los productos saludables.

Canales de comercialización y economía social

  • Promover la sanción de una Ley de Góndolas, para garantizar variedad de marcas en
    los productos alimenticios, mayor competencia y baja del precio de los alimentos.
  • Promover mercados locales de cercanía, almacenes campesinos, y ferias populares
    para el mercado interno.
  • Créditos a tasas bajas e incentivos a la economía social y la agricultura familiar.
  • Redes locales de comercialización.
  • Promover el Compre Argentino de productos nacionales alimenticios.
  • Promover redes de productores de alimentos.
  • Crear un Sistema de Financiamiento y Apoyo técnico a la producción de alimentos destinados al abastecimiento popular, estatal. (Crédito a los insumos, subsidios a la inversión para el agregado de valor y equipamiento, incentivos, entre otras medidas).
  • Financiar la infraestructura necesaria para el agregado de valor local de los alimentos.
  • Fortalecer la Economía Social, Solidaria y Popular como la forma más inmediata de producir y distribuir riqueza, de generar trabajo sustentable y organización popular.
  • Generar programas de articulación conjunta con INTA/INTI/INAES.
  • Generar un certificado de calidad y producción.
  • Promover Marcas Colectivas productos nacionales alimenticios.
  • Potenciar la agricultura familiar, campesina indígena, como productora de alimentos para el mercado interno.
  • Conformar una figura colectiva de cooperativa de la agricultura familiar, con un
    régimen especial impositivo, para promover la comercialización conjunta y a escala.
  • Procesos de adecuación de la legislación y normas de inocuidad de los productos de la agricultura familiar, adaptando a la realidad de la economía popular.
  • Restituir el monotributo agropecuario y el monotributo a cooperativas sociales.
  • Impulsar la Ley de Economía Social, Solidaria y Popular que integre la construcción del sujeto colectivo de los trabajadores, democratice el mercado, impulse la Soberanía Alimentaria, el Hábitat Popular, las Finanzas Solidarias y la economía del cuidado.
  • Facilitar el acceso a los trabajadores auto gestionados en el proceso de legalización de sus organizaciones en el marco de la Ley de Cooperativas.
  • Impulsar legislación local, provincial y nacional que potencie la demanda del mercado sobre el universo proveedores de la Economía Social.



Programa Nacional de Seguridad Alimentaria

  • Articulación de controles de salud en jardines de infantes y en escuelas primarias y secundarias.
  • Programas de educación y nutrición saludable.
  • Articulación en forma integral a nivel provincial y municipal las políticas públicas alimentarias con las políticas públicas materno infantil, de primera infancia, de niñez, adolescencia, personas con discapacidad y adultos mayores.
  • Transformación progresiva de Comedores Comunitarios y Merenderos en Centros Comunitarios de Seguridad Alimentaria y Nutricional, donde junto a la alimentación se brinde el cuidado de la salud, controles sanitarios y educación nutricional.
  • Creación de la Red de Promotoras y Promotores de Seguridad Alimentaria y Nutricional integrada por todas las madres que perciben la AUH, que forman parte del Programa Haciendo Futuro, del Programa Primera Infancia, de otros programas nacionales, provinciales y municipales, y de las organizaciones locales, con el objetivo que las mismas participen en las políticas públicas para mejorar la
    alimentación y la nutrición de sus hijas e hijos.
  • Inclusión de alimentos frescos como frutas, verduras, carnes y lácteos en las políticas públicas de alimentación y nutrición compradas por parte del Estado a los sectores de la economía social y popular, de la agricultura familiar y campesina y a micro, pequeñas y medianas empresas productoras de alimentos.
  • Fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil donde se brindan servicios de alimentación y nutrición.
  • Implementar el Sistema Permanente para la Evaluación del Estado Nutricional de la Población creado por la Ley 25.724.
  • Optimización y reconociendo institucionalmente las acciones de responsabilidad social empresaria.
  • Mejoramiento de las prestaciones de alimentación y nutrición en el sistema educativo hasta el nivel secundario.
  • Inclusión de la educación alimentaria y nutricional en todo el sistema educativo.
  • Financiamiento de la investigación científica y académica al servicio de la alimentación y la educación.
  • Becas para las y los estudiantes de las carreras terciarias y universitarias vinculadas a la nutrición y a la alimentación.



Sistema Federal de Financiamiento

  • Financiado por un Fondo Federal de Alimentación y Nutrición sobre un la base de un porcentaje del presupuesto nacional.
  • Compre estatal a los productores de la economía social y popular, de la agricultura familiar y campesina y a micro y pequeñas empresas.
  • Transferencias de recursos Nación, Provincias y Municipios.

Acciones urgentes: